Argentina y Japón estrechan lazos para desarrollar la productividad de las PyMES

31 Mayo 2017

La Dirección General de Cooperación Internacional (DGCIN) junto con la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), el Ministerio de Producción y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) firmaron hoy la minuta con los resultados de la misión japonesa que visitó el país a fin de avanzar hacia la implementación del proyecto “Red de Asistencia Técnica para Oportunidades Globales de Kaizen. (Kaizen TANGO)”

El encuentro, presidido por la Directora General de Cooperación Internacional de ésta Cancillería, Ana Ciuti, contó con la presencia de Jefe de la Misión de JICA para Latinoamérica, Hiroyuki Tomita, el Secretario de Industria y Servicio del Ministerio de Producción, Martín Etchegoyen, y el presidente del INTI, Javier Ibañez, junto con funcionarios de las distintas instituciones.

Durante la apertura, Ana Ciuti destacó la importancia de ésta iniciativa para Argentina, por su impacto en la productividad de empresarial, destacando los tres componentes en los que se basa el proyecto: la formación de recursos humanos, la implementación de la metodología en PyMES argentinas y el componente triangular que proyectan llevar delante de manera conjunta Japón y la Argentina hacia terceros países. Por su parte, el jefe de la Delegación japonesa, resaltó el apoyo que este proyecto brindará a las empresas para generar mayor competitividad en base a un crecimiento de la productividad y una mayor calidad de sus productos.

El denominado "proyecto Kaizen TANGO" tiene prevista una inversión en capacitación de más de u$s 5 millones que beneficiará a más de 100 empresas locales, según las primeras estimaciones de JICA.

Este plan de capacitación no solo cuenta con expertos japoneses enviados por JICA a la Argentina sino que también dispondrá de numerosas becas para que profesionales argentinos puedan realizar su formación y prácticas de gestión en suelo japonés.

El Kaizen o Mejora Continua se identifica como una de las herramientas japonesas más representativas de gestión de la producción orientadas a la mejora de la calidad y productividad, adoptadas por las fábricas japonesas en la posguerra.

La palabra proviene de dos ideogramas japoneses: Kai “Cambio” y Zen “para Mejorar”. Es por ello que su traducción es “Mejora”.